Bibliografia Hacker


Agosto de 2015 I Por JRA 

Quien fue Aaron Swartz


Aaron Hillel Swartz
fue un programador, escritor y activista de Internet. Recibió atención de los medios después de la recolección de artículos de revistas académicas JSTOR. Wikipedia
Fecha de nacimiento: 8 de noviembre de 1986, Chicago, Illinois, Estados Unidos
Fecha de la muerte: 11 de enero de 2013, Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos
Padres: Susan Swartz, Robert Swartz

Trayectoria de Aaron Swartz

Aaron Swartz ha sido un ejemplo de activismo político en el campo de las comunicaciones libres y abiertas, tal como lo define la Wikipedia. Con RSS utilizó las tecnologías XML para que cualquiera que quisiera un aviso de las actualizaciones de una web, pudiera leerlo de forma estándar y abierta, labor tras la que se convirtió en miembro de W3C, donde también creó el formato del lenguaje Markdown. Cofundó Progressive Change Campaign Committee, Reddit, una de las webs de intercambio de enlaces más importantes, fue director técnico de Open Library (Biblioteca Abierta), miembro del Centro de Ética de la Universidad de Harvard, ayudó a diseñar la capa de código de las licencias Creative Commons y cofundó el proyecto Demand Progress, conocido por su campaña en contra de SOPA, entre otras iniciativas en las que se involucró.

Caso JSTOR: los límites a la difusión del conocimiento

En 1995, nacía JSTOR, un “almacen de publicaciones periódicas (JSTOR, de /Journal Storage). Un sistema en línea de publicaciones académicas fundado por una sociedad sin ánimo de lucro. A las publicaciones universitarias se sumaron las de la Real Sociedad de Londres, con publicaciones desde 1665. Según la Wikipedia, en junio de 2007 JSTOR contaba con más de 23 millones de páginas de texto, su material lo proveen 446 editores y recibía en medio año 53 millones de búsquedas de archivos. Pueden acceder bibliotecas, universidades y editores que hayan firmado un acuerdo con la institución, aunque también puedes suscribirte de forma particular, pagando.

Swartz presuntamente descargó el 19 de julio de 2011 casi cinco millones de artículos de la base de datos de JSTOR, cuando en realidad podías bajarte, legalmente, tres artículos al día. Esto le debía parecer a Swartz una barrera ridícula de acceso al conocimiento, y por eso realizó esa acción, a modo de reivindicación del acceso libre al conocimiento, en dos sentidos: ponéis barreras al campo en el terreno de las tecnologías de la información que personas con ciertos conocimientos informáticos -hackers- podemos saltarnos; y ponéis barreras al campo del conocimiento.

El MIT (Massachusetts Institute of Technology) denunció la acción aunque gracias a la presión de la comunidad por el acceso libre a la información, el MIT descarta acusarle de nada. Sin embargo, al ser un delito federal la violación de las leyes de copyright, la fiscalía ejerce la acusación ya que es lo mismo entrar en un sistema informático, robar un libro o robar una casa. Y la legislación le apoyaba. Por si fuera poco, además le cargaron también que iba a difundir esas descargas en la web, según un documento firmado por él en 2008 y titulado El manifiesto de la guerrilla po el acceso libre (Guerrilla Open Access Manifesto) en el que abogaba por descargar las publicaciones científicas y compartirlas en la red.

Según el relato de Noam Cohen, el MIT participó activamente en la persecución del activista. Había detectado que alguien se descargaba artículos pero no localizaba a la persona porque cambiaba su identificación. Tras un periodo de inactividad, el 3 de enero de 2011 el intruso volvió pero cambió su comportamiento: se descargaba sus documentos muy lentamente. La universidad decidió utilizar cámaras ocultas y sistemas electrónicos de vigilancia con la ayuda de la policía. Dos días después fue arrestado por la policía al ser identificado por la grabación de una cámara de seguridad donde aparecía rompiendo la protección de un ordenador del MIT y utilizaba su cable de conexión a la red para conectarse él mismo.

El MIT, a pesar de que no contaba con una orden judicial, entregó toda su información a la fiscalía. En julio de 2011, fue acusado de cuatro delitos y en septiembre de 2012 otros nueve, trece en total, lo que suponen una petición de 35 años de cárcel. Cuatro meses después, fue hallado muerto en su apartamento de Brooklyn, Nueva York, con signos de haberse ahorcado.


activistas de Anonimous protestan por la muerte de Swartz

La respuesta de la comunidad

La noticia impactó muy fuerte en la comunidad internauta. El creador de la web, Tim Berners-Lee, escribió en una lista de correo “Aaron está muerto. Caminantes del mundo, perdimos a uno de nuestros sabios. Hackers por derecho, perdimos a uno de los nuestros. Padres todos, perdimos a un hijo. Lloremos”.

Aunque algunxs apuntaron a sus tendencias suicidas, de las que había hablado anteriormente él mismo, su familia relacionó su muerte con la persecución a la que estaba siendo sometido por las autoridades federales y les culpó a ellos y al MIT directamente.

Tal como leemos en alt1040:

La muerte de Aaron es más que una tragedia personal. Es el prodcto de un sistema de justicia penal plagado de intimidación y persecución exagerada. Las decisiones tomadas por los funcionarios de la oficina del Fiscal del estado de Massachusetts y el MIT contribuyeron a su muerte. La oficina del Fiscal de Estados Unidos persiguió una serie de cargos excepcionalmente duros, con potencialmente, 30 años de prisión para castigar a un presunto delito que no tuvo víctimas. Mientras tanto, a diferencia de JSTOR, el MIT negó su apoyo a Aaron o a los principios más preciados de su propia comunidad.

Asimismo, la familia creó una web memorial donde alababan el uso de “sus prodigiosos talentos como programador y tecnólogo no para enriquecerse, sino para hacer Internet y el mundo un lugar más justo y mejor”.

A las habituales acciones de grupos como Anonymus, que protestaron virtualmente y modificaron la página principal del MIT y otros que hicieron inaccesible la web del Departamento de Justicia de EE.UU., se sumaron un grupo de investigadores del MIT que solicitaron una disculpa pública por su silencio ante la acusación federal. Sin resultados.

Pero quizás el mejor homenaje se produjo cuando cientos de académicos e investigadores comenzaron a publicar sus trabajos como homenaje póstumo. Los puedes encontrar todavía hoy en twitter con la etiqueta PDFtribute o bien recopilados en la web pdftribute.net.

Lectura recomendada

Aaron Swartz y la etica del hacker





FUENTE: traficantes.net/



 


Julio de 2015 I Por JRA

Kevin Mitnick

            
 
 


Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.



 photo renderer_zpsbublqw25.png